10 consejos de mis 10 años como emprendedor de marketing digital

Este mes celebro 10 años como emprendedor. 10 años que tomé la decisión más importante de mi vida profesional: comenzar a caminar en solitario. No fue fácil. Salir de la zona de confort nunca lo es. Pero si quieres que tu vida cambie, que tu vida avance, tienes que tomar decisiones que conllevan muchas incertidumbres: ¿Conseguiré clientes? ¿Podré hacer frente a todos los gastos? ¿Facturaré lo suficiente? ¿Haré bien mi trabajo? Etc. La respuesta a todo esto, desde la perspectiva que me dan estos 10 años de experiencia como emprendedor, solo es una. Sí, si realmente quieres.

Emprender es como montar en bicicleta. Siempre has de pedalear con fuerza y mirar adelante. Si dejas de hacerlo, te caerás.

Hay quienes optan por emprender como alternativa al empleo por cuenta ajena, pero en cuanto empieza a llover más de la cuenta, buscan una empresa donde refugiarse. O quienes lo hacen tras haber fracasado tras años estudiando oposiciones. No creo que estos últimos puedan afirmar que tienen vocación emprendedora cuando te has pasado años estudiando con el único fin de asegurarte un empleo estable de por vida. Emprender es comenzar a caminar un camino desconocido, pero apasionante. Un camino sin destino.

Ser emprendedor es una forma de entender la vida.

Hoy, tras varios meses sin publicar ningún artículo por falta de tiempo – 2023 ha sido un año de muchísimos proyectos, afortunadamente – quiero compartir contigo parte de lo que he aprendido como emprendedor durante estos 10 años. Lo que te voy a contar no es ni verdad ni mentira, es mi experiencia. Si tú también eres emprendedor, espero que te pueda ayudar.

emprender marketing digital

Los clientes. No todos son para ti

No todas las empresas y/o autónomos pueden ser «tu cliente». Tienes que tener muy claro a quién quieres atraer como cliente. Define quién es tu cliente ideal. Olvídate de aquello de: «Todas las empresas». Tu cliente ha de ser aquella empresa que confíe en tu conocimiento y experiencia y esté dispuesta a valorarte como profesional sin cuestionar tus honorarios.

Sobre este punto, tras este tiempo, tengo muy claro dos puntos: Un amigo nunca puede ser un cliente; y la segunda oportunidad con un cliente nunca funciona. Si en su momento la relación no prosperó, ¿qué te hace pensar que ahora sí?

Los colaboradores. Rodéate de profesionales afines

No te rodees de los mejores colaboradores (programadores, diseñadores, copies, etc.). Hazlo de profesionales que compartan contigo los mismos valores profesionales y trátalos siempre como te gusta que te traten a ti. Vas a depender de ellos muchísimas veces, y te responderán conforme tú los trates.

Las tarifas. Valórate

Uno de los mayores dilemas de todo emprendedor es cómo tarificar los servicios que se ofrecen. Este punto no es fácil.

Para establecer las tarifas conviene tener en cuenta tres aspectos: experiencia, especialización y tiempo dedicado, sin que este último sea el más importante. Te explico el motivo.

Imagínate que eres copywriting con 5 años de experiencia y te piden redactar un artículo sobre un tema del cual estás especializado. Dado tu bagaje como redactor y tu experiencia en ese tema, te costará mucho menos tiempo que a un redactor que está comenzando y que desconoce el tema. Si ambos tarificáis vuestros servicios solo por el tiempo dedicado, tú, tendrías que venderlo más barato, pues te ha llevado menos tiempo.

Además, tus tarifas son una forma de poner en ponerte en valor como profesional y de seleccionar a tus clientes. Yo lo tengo claro. Aquel al que mis servicios le parecen caros, no es mi cliente.

Como seas muy barato, solo conseguirás atraer clientes tóxicos y trabajar 16 horas al día para ni siquiera ganar un sueldo digno.

La contabilidad. Déjate asesorar por profesionales

Salvo que hayas estudiado empresariales, nadie te explica cómo has de gestionar uno de los aspectos más importante, por no decir que el que más, de tu empresa. La contabilidad.

No se trata únicamente de saber cómo hacer los presupuestos o cómo facturar, sino de conciliar el banco, presentar los impuestos, hacer seguimiento de los pagos y cobros, etc. Para que este punto no te quite el sueño, confía en un asesor fiscal y contable que realmente te haga ganar dinero. Que te asesore en cómo tienes que gestionar tu proyecto para que sea rentable. Yo cambié hace unos años de asesor. El primero utilizaba métodos de gestión contable del siglo pasado.

Utiliza también programas de contabilidad. Durante mi primer año hacía los presupuestos y las facturas en excell, y en otro llevaba la contabilidad. Según va creciendo tu proyecto, esto se hace inviable. Apuesta por utilizar programas de contabilidad. Te aseguro que, aunque tengan coste, te ahorrarán muchísimo tiempo.

Yo utilizo Quipu, programa que contabiliza automáticamente todas las facturas recibidas y está vinculado con el sistema de gestión que utiliza mi asesor, de forma que toda la contabilidad está siempre revisada y al día. Si quieres probarlo, con este cupón AF_CarlosC disfrutarás de un 10% durante el primer año de cualquier plan ANUAL.

Los nuevos negocios. Cómo conseguir clientes

Si como profesional del marketing digital dices saber cómo hacer crecer la cartera de clientes de las empresas, ¿por qué no aplicas tus conocimientos en tu proyecto? Tú has de ser tu primer cliente.

Como emprendedor, desde el inicio, he apostado por el posicionamiento SEO de mi web. Incluso mucho antes de ser freelance. Y esta estrategia se ha convertido en la principal fuente de nuevos clientes de mi proyecto. Pero no es la única. Conseguir que otros principales te prescriban también es importante, pero para ello has de generar confianza.

Además, tan significativo es conseguir nuevos como mantener los que tienes. Cuídalos. Atiéndeles con cercanía y amabilidad, ofréceles tus servicios con el mejor desempeño posible y, lo más relevante, demuéstrales cada vez cómo tu trabajo está repercutiendo positivamente en su negocio. Yo he perdido clientes precisamente por eso, por no saber comunicarles cómo mi desempeño les estaba beneficiando.

El tiempo. El día solo tiene 24 horas. Que nadie te las robe

Hay días que no cunden nada. 8 horas delante del ordenador y te preguntas: «¿Hoy qué he hecho?» y la respuesta es «Nada». Todo el día atendiendo llamadas, WhatsApps, asistiendo a conference… que podías haber resuelto enviando 2 mails.

Cuando eres emprendedor el tiempo es oro. Y cuanto mejor lo gestiones, mejor te irá. No eres mejor profesional por estar más horas sentado delante del ordenador. Te aseguro que trabajar un festivo no me ha hecho ni ser más rico y más feliz.

Es primordial saber gestionar el tiempo. Yo cada mañana anoto en la agenda las tareas que tengo que hacer ese día, ordenadas por prioridad y dificultad, y según las voy realizando, las voy tachando. A primera hora, además, suelo hacer los presupuestos, las facturas o resolver los temas económicos. Requieren tener la mente lo más despejada posible. Y aquellas que son más sencillas o que no requieren de mucho esfuerzo mental, suelo dejarlas para el final de la mañana.

Y esa gestión también conlleva saber evitar a los «robatiempos». Esos WhatsApps, mails o llamadas que, sin ser prioritarios, te obligan a dejar aquello que estás haciendo y prestarles atención. No eres médico. Todo puede esperar. Y es muy importante que a tus clientes o potenciales clientes les eduques en este sentido. Una petición no tiene que ser resuelta de inmediato.

Los cobros. Evita a los amigos del impago

Recuerdo a un director que tuve que siempre decía:

«Hasta que un trabajo no está cobrado, no está acabado».

Si eres emprendedor, siento decirte que en tu camino te vas a encontrar a más de un amigo del impago. Evitarlo no es fácil, aunque para minimizar el riesgo conviene siempre:

  • Indicar en el presupuesto la forma de pago,
  • tener por escrito la aprobación del mismo,
  • que ambas partes firmen un contrato por la prestación de los servicios, domiciliar los pagos – esto tienes que solicitarlo a tu entidad bancaria –
  • y, si el servicio requiere que adelantes pagos a terceros, te recomiendo que factures una parte del presupuesto antes de iniciar el trabajo.

Durante estos años he vivido alguna experiencia desagradable en este sentido. El moroso suele ser profesional. Tiene su modus operandi. La primera factura la paga enseguida, para que te confíes, pero ya las próximas… Siempre están pasando por situaciones complicadísimas y tienen que recurrir a la pensión de su pobre madre para sobrevivir. Esto es real. Me lo han dicho varias veces.

Los servicios. Ofrece aquello que más te apasione

Ofrece aquellos servicios en los que estés especializado, más realizado profesionalmente te hagan sentir y más rentables te sean.

No pretendas abarcar cualquier área de tu ámbito profesional. Especialízate.

Te recomiendo apostar por aquello que más te apasiona y que más rentable te resulte.

El valor diferencial. Por qué confiar en ti y no en otro

Para que alguien confíe en ti, antes, has de ganarte su confianza. Y para ello, es primordial saber comunicar porqué tú eres el mejor profesional para su negocio. Pon en valor tus fortalezas y procura no caer en los tópicos que todo el mundo repite: «Equipo multidisciplinar», «Te ayuda a…», «Resultados garantizados», «Empresa líder»

Ingresos. Diversificar tus fuentes

No apuestes únicamente por la venta de servicios y por depender de 1 o 2 clientes. Si ese es tu modelo de negocio, siento decirte que tu empresa está en sus manos. Ellos decidirán por ti. Si mañana deciden prescindir de tus servicios, desaparecerás.

Puedes obtener ingresos a través de los ingresos pasivos, por ejemplo, la venta de infoproductos, la afiliación o impartiendo formación.

Durante mi primer año como emprendedor, mi principal fuente de ingresos fue gracias a la formación. Los inicios nunca son fáciles, apenas tienes clientes y las propuestas que presentas no siempre son aceptadas. No te desesperes si durante el primer año los números no son los deseados. Pase lo que pase, nunca dejes de pedalear.

Estos son los 10 consejos que quería darte. Son parte de mi aprendizaje de estos años.

Si estás pensando en emprender y confías en ti, no lo dudes, ¡adelante! Es la mejor decisión que puedes tomar. Yo lo volvería a hacer sin ninguna duda.

Carlos Carbellido

Carlos Carbellido

Soy consultor, speaker y formador de marketing digital especializado en estrategias social media, posicionamiento en buscadores (SEO y SEM) y personal branding en la agencia «Un Community Manager” y blogger de marketing digital. Además, recientemente he creado la agencia de marketing de influencers, The Troop.

Artículos que también te pueden interesar

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carlos Carbellido

formacion community manger

Raiola Networks